viernes, 19 de diciembre de 2014

En el centenario de Platero y yo




                                                               Ilustración de Thomas Docherty

Este año se cumple el centenario de la primera edición de Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, posiblemente el libro más publicado y leído en español después de La Biblia y El Quijote. Ha sido traducido a 48 lenguas, que incluyen el braille y el esperanto.  Quién no recuerda ese primer párrafo, que ya forma parte de la literatura universal. Sin duda, un libro que exalta la naturaleza y presenta al hombre en armonía con su entorno.
 Os dejo un poema de Antonio Preciado, un gran poeta ecuatoriano, que hace referencia a Platero. ¡Feliz viernes!

ANTONIO PRECIADO (Esmeraldas, Ecuador, 1941)

PLATERO, YENCA Y YO
El burrito adorable
de hace ya tantos libros,
dígase lo que sea que se diga
sobre su intransitiva propiedad
de ser un animal tan sólo en el papel,
un solípedo escrito,
un asno imaginario,
en realidad ha estado en mí todo este tiempo
existiendo a sus anchas,
andando a trotecitos,
dando coces,
haciéndome cosquillas,
rebuznando en mi alma.

Ahora, su problema
es que la vieja Yenca,
que fue de carne y hueso,
que cuidaba mis siestas descuidando la casa,
se echaba en los rincones
y comía cariño de mi mano,
lo ha descubierto y le está dando guerra,
le gruñe,
lo acoquina,
lo persigue,
le ladra.

Dígase lo que sea que se diga
de que era medio loca
y lo que casi todo el mundo dice
de los perros comunes que se mueren
y su insignificancia,
en su real realidad
la vieja Yenca,
ahora está dentro de mí
ya muerta,
defendiendo lo suyo a dentelladas.


© Antonio Preciado
de “De ahora en adelante: En primera persona” (1993)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada