martes, 1 de septiembre de 2015

Un poema de Herberto Helder

 
 
Hace unos meses, fallecía en Cascais Herberto Helder, sin duda el mayor poeta portugués del siglo XX, autor de libros cumbre como O poema continuo. “El poeta oculto” de Madeira, el más rebelde de los poetas portugueses, que rechazó premios, entrevistas, fotografías y reediciones de sus libros. El poeta del verso largo, órfico y visionario. Trabajador incansable de metáforas, Helder construyó una obra que es un universo entero y dio a la lengua portuguesa una nueva exuberancia.
 
Os dejo uno de sus poemas más representativos:
 
 
HERBERTO HELDER                 
 
Sobre o Poema
 
Um poema cresce inseguramente
na confusão da carne,
sobe ainda sem palavras, só ferocidade e gosto,
talvez como sangue
ou sombra de sangue pelos canais do ser.
Fora existe o mundo.
Fora, a esplêndida violência
ou os bagos de uva de onde nascem
as raízes minúsculas do sol.
Fora, os corpos genuínos e inalteráveis
do nosso amor,
os rios, a grande paz exterior das coisas,
as folhas dormindo o silêncio,
as sementes à beira do vento,
— a hora teatral da posse.
E o poema cresce tomando tudo em seu regaço.
E já nenhum poder destrói o poema.
Insustentável, único,
invade as órbitas, a face amorfa das paredes,
a miséria dos minutos,
a força sustida das coisas,
a redonda e livre harmonia do mundo.
— Embaixo o instrumento perplexo ignora
a espinha do mistério.
   E o poema faz-se contra o tempo e a carne.
 
  
    Sobre el poema
 Un poema crece inseguro
en la confusión de la carne,
asciende aún sin palabras, sólo ferocidad y gusto,
tal vez como sangre
o sombra de sangre por los canales del ser.
Fuera existe el mundo.
Fuera, la espléndida violencia
o los racimos de uva de donde nacen
las raíces minúsculas del sol.
Fuera, los cuerpos genuinos e inalterables
de nuestro amor,
los ríos, la gran paz exterior de las cosas,
las hojas durmiendo el silencio,
las simientes a orillas del viento,
la hora teatral de la cópula.
Y crece el poema tomando todo en su regazo
Y ya ningún poder destruye el poema.
Insustentable, único,
invade las órbitas, la cara amorfa de las paredes,
la miseria de los minutos,
la fuerza sostenida de las cosas,
la redonda y libre armonía del mundo.
Debajo el instrumento perplejo ignora
la espina del misterio.
   Y el poema se hace contra el tiempo y la carne.
 
 
                                             © Herberto Helder
                                             © Traducción: Verónica Aranda

domingo, 30 de agosto de 2015

Poema nómada estival, Antonio Cordero Sanz

              
 
                                                  Foto: Alicia Andrés
 
 
 
ANTONIO CORDERO SANZ
2.-
Castilla es la tarde lenta y el verano
derramado en tu vientre,
y un brote púrpura
con olor a gasoil de moto bóxer,
a rumor de asfalto en los oteros
a campos de cebada entre movimientos turbios
sobre la motocicleta.
Cómo explicarte desde tan cerca
por qué la flor del cerezo
devora el corazón del transeúnte
y no quemar tu pelo al tiempo?
cómo rodearte en firme
y mantener tus mejillas blancas
de los últimos años compartidos?
 
Cómo devolverte al principio
y que lo entiendas
que ya no es sino creado
y desaparecido para siempre
en un tanka espiral desde tus labios.
 
                        © Antonio Cordero Sanz
                          De Bardeo, Amargord, Madrid, 2014
 
Antonio Cordero Sanz (1963) es un poeta ad hoc beat, tanto en su obra, como en su filosofía nómada de la vida, o en su aspecto de “motero con largas melenas”, como señala Enrique Mercado en el prólogo de Bardeo. Cuando Cordero empezó a publicar a principios de los 90, no había poetas de su estirpe en España, donde la poesía oscilaba entre la línea de la experiencia y la vanguardista-experimentalista. De hecho, la poesía de viajes que cultiva el autor no deja de ser un subgénero dentro de un subgénero, y por tanto una propuesta tan arriesgada como innovadora.
La impronta beatnik está muy presente a lo largo de todo el poemario: fluyen las imágenes oníricas, las asociaciones libres producidas por la mente de forma ilimitada, la búsqueda de un mundo diferente. Por otro lado, hay un movimiento continuo que hace que se solapen el viaje físico y el mental, y suele ir acompañado de alguna banda sonora. Otras veces, es el poema el que parte de un tema musical como “El sueño de Isis”, a partir de una canción de Bob Dylan, o “Bella Lugosi is dead” inspirado en una canción homónima de la banda de rock Bauhaus. 
El libro contiene dos secciones bien diferenciadas: Castilla Beat y Dalton Beat. Los poemas que abren el libro se sitúan en una Castilla con reminiscencias machadianas, pero contemplada desde lo alto de una moto “con rumor de asfalto en los oteros” y  “movimientos turbios de motocicleta”, entre campos de cebada, lo cual implica un ritmo diferente, más acelerado por momentos, lo que no impide que aparezcan versos de gran plasticidad y tonos amarillos, de un imaginario estival. Cordero dibuja, plasma ese paisaje árido a modo de acuarela poética o haiku un poco heterodoxo: “Tractor en el otero/ sobre la laguna/ la bruma permanece/ silueta de grullas”.  El viaje continua por Samarcanda, Budapest, Litang y otras tierras remotas que suenan a mito y que el yo lírico pronuncia por sus nombres antiguos. A medida que avanza el libro, encontramos un tono más irreverente y cercano al realismo sucio, donde poemas eróticos se mezclan con conceptos teosóficos y viajes realizados en los 80, tan lúcidos como psicotrópicos.  
La sección que cierra el libro, Dalton Beat, es un homenaje a Roque Dalton y un acercamiento a los territorios reales e imaginarios del poeta salvadoreño. A través de un tono comprometido y desgarrado, Antonio Cordero nos presenta la sórdida realidad de Latinoamérica en los años 90: guerras, desaparecidos, violencia, visiones de pobreza: “El olor de la pólvora/ del fuego y la sangre sobre la tierra/ la misma agonía repetida/ el mismo humo del hogar”.
 La itinerancia del poemario, su variedad de registros, recuerdan a los versos de Allen Ginsberg “Escribo poesía porque mi mente se contradice a sí misma, un minuto está en Nueva York, al otro minuto en los Alpes Dináricos.” En definitiva, Antonio Cordero lleva a cabo una road movie poética tan personal como cosmopolita.  
 
 
                                                                                                          Verónica Aranda
                                             (Reseña publicada en Nayagua nº 22, julio de 2015)

martes, 4 de agosto de 2015

Tánger revisitado, en EXPOESÍA SORIA



El próximo jueves, 6 de agosto estaré en la Feria EXPOESÍA de Soria, presentando mi poemario Café Hafa. A las 18.30h en la Alameda de Cervantes.

Esta nueva edición de Café Hafa, respecto a la que saqué en 2012 en Tres Fronteras, tiene 9 poemas nuevos, un prólogo de Álvaro Valverde, gran conocedor de Tánger y de los escritores que por allí pasaron, y correcciones y ampliaciones de algunos poemas. Textos que pulí, versos tachados, estrofas rescatadas de viejos cuadernos y nuevas perspectivas, medinas laberínticas y cafés. Una comparativa entre ambas ediciones, daría para un pequeño trabajo filológico. Si la edición de 2012 es en gran parte fruto de la estancia de un año en Tánger, esta edición del Sastre de Apollinaire, simboliza un Tánger revisitado. El regreso por unos días a ciudades donde hemos vivido, siempre aporta nuevos matices e impulsa a escribir versos de esa época que quedaron en el tintero.

 

Café del Dar Kashbah

 

Aquellos años Tánger se llenó de escritores.

Subían a diario máquinas de escribir

por las pendientes de la kashbah.

Habrían de entrecruzarse

historias y nostalgia concentrada.

El sueño del pintor y los pavos reales,

William Borroughs y un sueño de morfina y vigilia,

desvelado en el cuarto de un hotel

que daba al Boulevard.

El almuerzo desnudo

disperso en un desorden de cuartillas y amantes,

tinta entre la resaca y los navíos.

 

Evoco todo esto

desde un viejo edificio de telégrafo inglés

que habitaron espías. Da a una higuera

nuestra alcoba en penumbra.

Hay en cada regreso nuevas calles

y en la piel el silencio para el tránsito

del muecín al bullicio.

 

                                   © Verónica Aranda

                                   (De Café Hafa, El Sastre de Apollinaire, Madrid, 2015)

Para los que estéis interesados en adquirir un ejemplar, sin gastos de envío, podéis contactar con la editorial en:  pedidos.sastre@gmail.com

Y en Madrid, se puede encontrar en las siguientes librerías:

  • ARREBATO LIBROS, c/ La Palma, 21.
  • ENCLAVE DE LIBROS, c/ Relatores, 16.
  • ANTONIO MACHADO (Círculo de Bellas Artes), c/ Marqués de Casa Riera, 2.
  • CENTRO DE ARTE MODERNO, c/ Galileo, 52.
  • VERGÜENZA AJENA, c/ Galileo, 56.
  • LA ESQUINA DEL ZORRO, c/ Arroyo del olivar, 34.

 

 

 

 

 

 

lunes, 3 de agosto de 2015

Entrevista en el programa de radio "Debajo del sombrero"

Entrevista en Punto y Seguido Radio, dentro del programa literario "Debajo del sombrero", dirigido por Nelson Jiménez Vivero. Milagros de la tecnología: Conversamos online desde distintos puntos del planeta: Nelson Jiménez desde Miami, Leandro Murciego desde Argentina, Antonio Agudelo desde Córdoba y una servidora desde Grecia. La poesía no tiene fronteras. ¡Gracias a los tres por acogerme en vuestro programa!

Entrevista, parte 1:

http://www.ivoox.com/debajo-del-sombrero-107-veronica-aranda-parte-1-audios-mp3_rf_5319236_1.html

Entrevista, parte 2:

http://www.puntoyseguido.us/ds_108_t2015_16.HTML

 

viernes, 31 de julio de 2015

Dos poemas de Margarida Ferra



MARGARIDA FERRA (Lisboa, 1977)


 

Nome comum: Jasmim-dos-Poetas

 

Percorria ao anoitecer os jardins 
da cidade à procura das flores
oficiais – sobem amparadas 
e perfumam com a memória 
do chá as ruas irregulares. 
Levava uma tesoura de unhas,
insuficiente e desnecessária porque
não colhia nada que fosse vivo.
Restavam-me frases livres,
páginas dobradas, cadeiras desiguais
e os pratos vazios deixados
aos gatos. 
O primeiro poema encontrei-o 
numa dessas buscas
debaixo da árvore maior,
no ferro que sustenta a copa,
preso com uma mola da roupa.
 
 
 
Nombre común: Jazmín - de – los – Poetas
Al anochecer, recorría los jardines
de la ciudad buscando las flores
 oficiales – suben amparadas
y perfuman con la memoria
del té las calles irregulares.
Llevaba un cortaúñas,
insuficiente e innecesario porque
no cortaba nada que estuviese vivo.  
Me quedaban frases sueltas,
páginas dobladas, sillas desiguales
y los platos vacíos
dejados a los gatos.
Encontré el primer poema
en una de esas búsquedas,
debajo del árbol más grande,
colgado de la copa,
con una pinza de tender.
 
 
Morada

Habitamos
uma casa quando
a sombra dos nossos gestos
fica mesmo depois
de fecharmos a porta.                                                                       
 
Morada
 
Habitamos
una casa cuando
queda la sombra de nuestros gestos
incluso después
de cerrar la puerta.
 
 
 
                                                           © Margarida Ferra
                                                           De Curso intensivo de jardinagem, 2010
                                                            © Traducción: Verónica Aranda
 
 
 
 
 

 

lunes, 13 de julio de 2015

Haikus estivales


1.

Bajo el calor
coletean las carpas.
Río con flores.

2.
Primer baño.
La libélula azul
surca el embalse.

3.
Cerca del mar,
entre agujas de pino,
me vence el sueño.

                  
                                 Verónica Aranda

domingo, 28 de junio de 2015

Reedición de Poemas de los Himalayas, Yuyutsu RD Sharma

                                                                                    
                         

Yuyutsu RD Sharma, Poemas de los Himalayas, Nirala, Delhi, 2015


(Traducción, selección y prólogo: Verónica Aranda)


Precio: 11 euros (Gastos de envío incluidos). Los que estéis interesados en adquirir el libro, podéis contactarme en este correo: veronicaaranda@hotmail.com

Tambien lo podeis encontrar en la Libreria Arrebato de Madrid. C/ La Palma, 21.

 Hay libros que tienen una segunda vida. Me acaba de suceder con la reedición de Café Hafa en el Sastre de Apollinaire, y también lo sentí el otro día cuando recibí una caja de libros desde la India, con ejemplares de Poemas de los Himalayas de Yuyutsu RD Sharma, uno de los poetas nepalíes más internacionales, que escribe principalmente en inglés. Traduje el libro durante mi estancia en Delhi y tuve la suerte de presentarlo junto al autor en el Festival Cosmopoética de Córdoba en 2010, una bella edición en la editorial Juan de Mairena. Este año el libro salió impreso, con distinta portada en la editorial india Nirala, y tiene esencia nómada como los poemas de Yuyutsu. Ya lo hemos presentado en el Festival de Poesía de Granada (Nicaragua) y en la Feria del Libro de La Habana. Y próximamente Madrid. Os dejo una pequeña muestra de tres poemas:

                                      

SHERPA WOMAN


 Toothless Sherpa mother

let me sleep


the deepest

sleep of my life


in her warm

doorless barn


lighted by moonlight

filtering through


the fractures

of her wooden walls



MUJER SHERPA

Madre sherpa desdentada

déjeme dormir

el sueño más profundo

de mi vida

en su granero cálido

sin puerta

iluminado por la luz de la luna

filtrándose

en las grietas

                        de sus paredes de madera.



CHRIST’S CROSS

Two sacks

of rice

crossed

on a fragile-boned

Grandma’s back

moving ahead

like an big wounded

beetle on the feverish slope

of Annapurna’s

steepest climb.


 LA CRUZ DE CRISTO

Dos sacos
de arroz

 cruzados
sobre la espalda frágil

de una abuela
que asciende

como un gran escarabajo herido
por la vertiente febril

 de la subida más empinada
de los Anapurnas.


A MORNING WALK

Leaving behind

the bed of white lotus

and wheezing

partner of my sleep

I rushed out

toward the bridge

freshly built over

a golden stream.

But on finding

a funeral pyre

burning on its

emerald edge

I closed my eyes

and like some Buddha

in the dark interior

raised my shaking

invisible hands

to salute

the great master,

Death.


UN PASEO MATINAL

Dejando atrás

el lecho de loto blanco

y la respiración sibilante

de mi compañera de sueño

salí apresuradamente

hacia el puente

recién construido

sobre un arroyo dorado.

Pero al encontrar

una pira fúnebre

ardiendo en su orilla esmeralda

cerré los ojos

y como un Buda

en el oscuro interior

alcé mis manos temblorosas

invisibles

para saludar

al gran maestro,

la Muerte.


© Poemas: Yuyutsu RD Sharma, Poemas de los Himalayas, Nirala, Delhi, 2015

© Traducción: Verónica Aranda