lunes, 14 de febrero de 2011

ALFAMA



     
Porta de Alfama


                        Una tasca minúscula donde asaban sardinas.
La leve hacinación y los altares
con Vírgenes de Fátima. Azulejos
de un añil imperfecto donde cuelgan
chales que habían ceñido mujeres solitarias,
o agrietadas bandurrias. Los domingos
al caer de la tarde se reunían
esas gentes sencillas: marineros
con ademán de farra o las leyendas
del fado ya olvidadas, que traían
el fulgor que se esparce cuando abrimos
baúles de un teatro de otro tiempo
y lucían sus joyas para nadie.


                                                                                  Verónica Aranda
                                                               
                                  Alfama (Fundación José Hierro, Getafe, 2009)


                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada