domingo, 31 de julio de 2016

La columna rota, Ángela Álvarez Sáez




LA PALABRA PICTÓRICA



Son muchos los poetas que han cantado a la pintura a lo largo de la historia. En la tradición hispánica, cabe recordar los nombres de Góngora, Rubén Darío, Manuel Machado, Rafael Alberti, con su poemario A la pintura, Octavio Paz; y en el plano internacional, me vienen a la cabeza Seamus Heaney, Charles Simic o los poemas que William Carlos Williams dedicó a los cuadros de Brueghel(…) Ángela Álvarez Sáez se suma a esta corriente con La columna rota, que hace un recorrido por los algunos de las obras más representativas de la pintora mexicana Frida Khalo. Para ello, se sirve de la écfrasis, la descripción de un objeto más allá del discurso. Según el filósofo alemán Gotthold Lessing, la poesía goza de mucha más amplitud que la pintura. Mediante la écfrasis, el poema no describe ni reproduce el cuadro; más bien, el texto poético quiere superar la información visual, lograr “ver” más de lo que revele el propio cuadro, representando así la obra en sus propios términos. Por tanto, los cuadros son el punto de partida para explorar las infinitas posibilidades de la imaginación. Como indica la autora en el prólogo, el libro “parte de la necesidad de transformar sus cuadros en palabras”. Toma el título de uno de los cuadros que mejor definen la pintura y el mundo de Frida Khalo, La columna rota, que la artista mexicana pintó en 1944 cuando su salud empeoraba.

El dolor que emana de los cuadros se traslada a la palabra poética como un organismo vivo, y Ángela Álvarez lo nombra desde cada uno de sus recovecos y heridas, se instala con desgarro en el cuerpo y llega a golpear hasta los límites de la violencia: “Tus pezuñas infligen cortes en mi carne./ Un hundimiento en la médula. En la herida esencial del poema.” De este modo, la poeta encara la escritura desde el centro mismo de la herida y nada puede detener su hemorragia. Es como un exorcismo que “cosifica y conjura” la realidad informe que se elabora con materia poética, tensando las cuerdas del destino. Como en los mitos clásicos, la tragedia siempre está latente “en las fauces del tigre calvo” que ya rugía con fuerza en los libros anteriores de Ángela Álvarez: Las versiones del tigre y La torre de las tortugas.

La poesía de Ángela tiene una fuerte carga onírica, lo que también fue uno de los puntos fuertes de la pintura de Frida Khalo, a quien André Breton llegó a definir como “surrealista; la mecha de una bomba”. Ambas son profundamente metafóricas. La autora va encadenando imágenes llenas de plasticidad, creando todo un corpus narrativo. En ningún momento se limita describir los cuadros. Nombra y pone voz a ese expresionismo dramático que emana de los cuadros de Frida, la artista que representó la intensidad del dolor pintando un gran corazón a sus pies, sirviéndose de símbolos prehispánicos, hasta adentrarse en el vacío de los cuerpos(…)



                                                              © Verónica Aranda

                                                           (Fragmentos del prólogo)



Os dejo tres poemas del libro:



Mi nacimiento o Nacimiento



La tierra no me sirve de soporte.

No me basta con el cuerpo que da vida.

Las pezuñas del mamífero se agarran

al lugar ilimitado, al cuerpo de la tragedia.

La tierra no me sirve como círculo.

Hilo las raíces que me atan únicamente a mi condena.

Sueño con un ánfora que no me obligue

a derramarme ciegamente, con un embrión

que me otorgue el don del nacimiento.

Más allá del elemento creador,

el mar es mi verdugo

y mi carne un signo en el que clavar puñales.

Algunas noches, doblegada por el miedo,

dejo a los salvajes devorar los restos del naufragio.

Luego, abandono a la criatura

sola,

enroscada en la jauría,

y erijo un altar en el que mi cuerpo se sostiene como muerte.





Autorretrato como tehuana o Diego en mi pensamiento



Vestida de raíces, madre de todas las lenguas,

te ofrezco mi fertilidad

como a un dios embrionario

en la matriz del templo.

Tú, que no tienes nombre ni memoria,

hallas el hueco exacto para convertirte en ausencia.





La columna rota



Es el dolor el artífice de esta pesadilla,

quien inventa monstruos sobre la superficie de la tierra.

Como una tempestad de clavos, irrumpen las bestias en mi carne,

con sus collares de heridas congénitas.

El Minotauro está en el bosque.

Cuando los hombres duermen, rompo la placenta,

lamo las húmedas escamas de la ausencia de cuerpo,

y salgo a cazar animales inexistentes.



© Ángela Álvarez Sáez
(De La columna rota, Huerga y Fierro, Madrid, 2016)





                                                       Frida Khalo, La columna rota

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada