jueves, 17 de mayo de 2012

Velada poética en homenaje a Omar Jayyam y Hafez, 18 DE MAYO

                    
                                          Bebe vino y contempla la luna
                                                         evocando las muertas civilizaciones
                                                         que alumbró en su apogeo.
                                       OMAR KHAYYÂM


                 CHIRAZ

Las muchachas se sientan en la tumba de Hafez,

abren con fe el Diwan y, entrada ya la noche,

recitan sus poemas al relente

de los cipreses y los azulejos

con intensos turquesa. Te confieso

que me conformaría con dejar

un par de estrofas sabias que tuvieran

un tono de sentencia,

con amarte

como lo harían los poetas místicos,

ofreciéndote cofres llenos de ámbar

y tinajas con vino de Chiraz.

Pero no soy capaz de traducir

manuscritos en persa. Bebo agua azucarada

con un néctar de rosas, converso con libreros

acerca de Khayyâm o los derviches,

y en el antiguo zoco una gitana

me echa las cartas en un velador

en donde se reflejan los gavieros

y me habla de la fama, de los barcos,

de un amor absoluto. Borbotea

el té rojo en un samovar de cobre,

compro dos amuletos y me invade

el miedo irracional a los regresos

y a los salteadores de caminos.

                                   Verónica Aranda            
                                   (Postal de olvido)
                 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada