martes, 16 de noviembre de 2010

Trinidad de Cuba

                                                                                           Foto: Isabel San Martín

                                   
                                          
                                Trinidad de Cuba


La luz occipital de navegantes
del siglo XVIII me cegó
con todos sus añiles, con los patios
donde los cinamomos
imprimen sus aromas. Cada siesta
frente a un ventilador desvencijado
tenía ese sosiego voluptuoso
del maizal y del lino.



                        Había en los salones de altos techos
como desplazamientos temporales
de color verde pálido en los muebles
caoba, en los pianos que cerraron
unas manos esbeltas de criolla.
Arpegios estancados, las azadas
del campesino,
entre cañas de azúcar y el ron de las trovas;
unos dedos que envuelven ágilmente
los puros, con un fondo de novela
leída en alta voz a los trabajadores.

Y pensé en la manigua
que atravesaron mis antepasados.

                                                       Verónica Aranda
                                                       Postal de olvido (El Gaviero, Almería, 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada